Isabela Moner protagoniza Dora y la Ciudad Perdida: "En el colegio ya me llamaban Dora"

La actriz Isabela Moner (Sicario: El día del soldado) da vida a Dora la exploradora en Dora y la ciudad perdida), en esta gran aventura de acción real para toda la familia protagonizada por el célebre personaje animado de la pequeña pantalla y dirigida por el británico James Bobin.

¿Es verdad que en el colegio te llamaban Dora?

Sí, porque tuve su mismo corte de pelo y me parecía a ella. Tiene gracia porque me disfracé de ella en la fiesta de Halloween antes que se anunciara que yo iba a ser Dora, así que fue el destino...

¿Qué te gusta de ella?

Su manera de ser. Me gusta lo positiva que es y su energía, así como su sentido del humor.

Es curioso como la jungla de la ciudad la asusta más que la verdadera selva tropical.

En efecto, porque su casa es la selva. Dora no sabe lo que es estar en un colegio dentro de una gran ciudad. En cierto modo creo que su historia es similar a la de los inmigrantes que llegan a los Estados Unidos.

Tiene una divertida relación con su primo Diego

Sí, me encanta la dinámica entre los dos. Son como el día y la noche.

Por cierto, ¿cómo fue la experiencia de rodar en una verdadera selva en Australia?

Reconozco que no fue fácil y que me dio miedo estar rodeada de todos esos animales e insectos; pero por otro lado estoy orgullosa de mí misma por haberlo hecho. Nos explicaron lo que no deberíamos tocar, y además había expertos en serpientes y otros bichos peligrosos que los quitaban de en medio.

Y estás involucrada en mucha acción.

La verdad es que sí, había mucha acción. Formamos un buen equipo y nos apoyábamos mutuamente. Lo pasamos bien.

La película tiene también mucho sentido del humor.

Sí, sobre todo con los que estábamos en la selva. Y aún más con la llegada de Eugenio Derbez, que aparece como el héroe que nos va a salvar y luego vemos que todo le de miedo. Tiene gracia...

¿Qué puedes decir de Eugenio?

Eugenio es genial, y le encanta improvisar. No para de hacer y decir cosas divertidas.

¿Recuerdas algo divertido que pasara durante el rodaje?

Cada día pasaba algo nuevo. Recuerdo que un día vimos una serpiente venenosa en mitad del rodaje de una escena y empezamos a pegar gritos.

¿Te gustaría volver al personaje?

Claro, me encantaría.

¿Cómo es el director James Bobin?

Es una muy buena persona. Tiene la imaginación de un niño y un gran respeto por la cultura latina, por lo que fue el director perfecto para este proyecto.