12 Diciembre 2018 a las 12:00 am

En homenaje a Margarita Copello de Rodríguez

Este jueves 13 de diciembre, la Sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito tendrá lugar un maravilloso recital, pero tan importante como el recital, es que esa noche está dedicada a honrar a quien ha sido en los últimos 30 años, la figura, la gran dama de la música clásica en nuestro país.

Su influencia y su labor constante e inimitable, desde la presidencia de la Fundación Sinfonía, ha marcado un antes y un después en la música clásica. Margarita Copello de Rodríguez con su exquisito gusto y su amor hacia la música, ha logrado traer a nuestro país a los mejores artistas clásicos, como en cualquier capital del mundo. Con ella he compartido casi 22 años de arduo y placentero trabajo. Para ella mi más entusiasta aplauso.

El piano ha sido siempre el instrumento favorito de Margarita Copello de Rodríguez y este recital tendrá un lugar muy especial en su corazón. No tanto porque estará dedicado a ella, sino porque escucharemos a quien está considerado en este momento el mejor pianista joven del mundo. Daniil Trifonov a sus 27 años está en la cima. Cito lo que publica la revista New Yorker: “Lo que distingue a Trifonov es un par de atributos que rara vez se encuentran en un pianista: técnica monstruosa y tono brillante”.

Recordemos que en un recital, un instrumentista solo en escena, él y su piano, sin orquesta, todo el peso de la noche estará sobre los hombros de este joven pianista.

El programa se iniciará con el Andante favori, de Ludwig van Beethoven. Escrito entre 1803 y 1804 y publicado en 1805. Le sigue Sonata No. 18 del genial compositor. De todos los géneros musicales, las sonatas para piano es lo único en que Beethoven trabajó de manera más o menos consistente a lo largo de su vida. Entre 1795 y 1822 Beethoven escribió 32 sonatas para piano, inlcuidas entre sus piezas más sobresalientes y contienen todas las emociones que Beethoven era capaz de expresar. En conjunto son una de las colecciones de obras más importantes de la historia de la música.

La sonata que nos ocupa, también llamada The Hunt, se compone de cuatro movimientos. Allegro que inicia con un motivo de tres notas que parecen exigir suavemente la atención del oyente; Scherzo marcado Allegro vivace; Menuetto: Moderato e grazioso, que es encantador. El final, Presto con fuoco presenta una melodía descendente y elegante. Hay mucha alegría en esta música rítmica.

De Beethoven pasamos a Robert Schumann, el atribulado y genial compositor alemán. Trifonov nos deleitará con la colección de piezas cortas, Bunte Blatter Op. 99, compuestas entre 1832 y 1849, algunas dedicadas a su esposa Clara Schumann. Fueron publicadas en 1851, pocos años antes de que el compositor enloqueciera, falleciendo en 1856. El Presto Passionatto Opus 22, fue publicado por Johannes Brahmms después de la muerte del Shumann.

Aplaudamos a un pianista que nos arrancará el corazón y nos mantendrá en constante atención, y a Margarita Copello de Rodríguez en su merecido homenaje.

Loading...
Chat!